Crece el impacto de las falsificaciones en la economía

En 2016, las pérdidas causadas por los artículos falsificados alcanzó los 509 000 millones de dólares en todo el mundo, lo que equivale al 3,3 % del comercio global. En la UE, las importaciones de falsificaciones representan el 6,8 % del total, es decir, un 5 % más que tres años atrás.

La Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea ha presentado recientemente el Informe de situación sobre las vulneraciones de los derechos de propiedad intelectual de 2020 con datos de 2017, los últimos disponibles.

En esta ocasión, el estudio se ha focalizado en los productos cosméticos y de cuidado personal, el sector del vino y las bebidas espirituosas, la industria farmacéutica y el sector de los juguetes y los juegos.

En el sector más perjudicado, el de los cosméticos y el cuidado personal, las pérdidas suponen el 14,1 % de los ingresos (9600 millones) y la supresión de 100 000 empleos. En España, el porcentaje se eleva hasta el 18,5 % (1180 millones), lo que equivale a un incremento de 309 millones respecto a la estimación de 2019.

En los Estados Unidos, los datos recopilados por el Departamento de Seguridad Nacional entre el año 2000 y 2018 muestran una tendencia similar: la incautación de artículos falsificados en las aduanas del país norteamericano se han multiplicado por diez y han pasado de 3244 al año a 33 810.

Efectos de las falsificaciones en el comercio electrónico

En 2019, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó el informe Trends in Trade in Counterfeit and Pirated Goods, en el que se señalaba que la expansión de las falsificaciones se ha impulsado gracias al aumento de las plataformas digitales de compraventa.

En la actualidad, la venta de falsificaciones y productos pirateados ya no se limita a algunas esquinas y mercadillos: hoy en día, la tecnología facilita la conexión entre la oferta y la demanda a escala mundial y permite incluso vender artículos falsos y productos auténticos uno al lado del otro.

A este respecto, la OCDE señala: «las plataformas de comercio electrónico constituyen el escaparate ideal para las falsificaciones y suponen una herramienta muy potente para que los piratas y los falsificadores lleguen a un gran número de consumidores potenciales».

Así, se ha observado como en los últimos años el abanico de artículos falsificados se ha ido diversificando: de acuerdo con los funcionarios de aduanas que participaron en el estudio, las falsificaciones más incautadas fueron calzado, prendas de vestir, marroquinería y equipos informáticos.

Igualmente, aunque en menor medida, se incautaron guitarras, joyas, productos farmacéuticos, sustancias químicas, piezas de repuesto, relojes de lujo, alimentos y bebidas, y equipos médicos.

El 37  % de los compradores online no sabe distinguir una falsificación

Los productos falsificados no solo merman los ingresos de los negocios legítimos. También suponen riesgos para la salud y la seguridad de quienes los compran, lo cual, a su vez, repercute en la reputación de las marcas imitadas.

Según los resultados del informe Electronic Research Study 2020—centrado en el comportamiento y la percepción que los consumidores online de electrónica (ordenadores, móviles, tabletas…) tienen con respecto a la oferta pirata—, el 37 % de los consumidores en España no es capaz de distinguir un producto original de uno falso en Internet.

Esto ha llevado al 65,2 % a adquirir alguna vez y sin tener conciencia de ello una imitación, ya sea mediante sitios webs, portales de compraventa o anuncios en redes sociales. Tras recibir la imitación, el 33,3 % dejó de comprar esa marca y el 26,5 % asegura que ya no se fía de sus rebajas. Además, el 40 % desconfía de los productos de ciertas tiendas online e, incluso, el 40,4 % cree que las marcas deben proteger mejor a sus clientes.

¿Quieres saber si alguien está falsificando tu marca?

España sufre unas pérdidas anuales debidas a las falsificaciones y la piratería de 6700 millones de euros: el 10,6 % de las ventas de los once sectores clave de la economía. Tu marca también podría estar en riesgo.

Infórmate aquí sobre el servicio Counterfeit Online de monitorización de Ubilibet: solicita un test gratuito y desactiva en el menor tiempo posible todo tipo de contenido ilícito que dañe a tu empresa.

Ir arriba